El fruto del Espíritu: el amor! Celebracion Domingo 28 De Diciembre De 2014 CEIM-Quillota


G
álatas 5:22-23 nos habla acerca del fruto del Espíritu, y su primera manifestación y característica es el amor. Esto es fundamental en los creyentes.

El domingo 28 De diciembre 2014, en la sede de CEIM-Quillota, se vivió una celebración bendecida, con abundante gozo y fraternidad. Desde las alabanzas hasta la oración final, cada elemento fue una instancia de bendición de parte de Dios para su pueblo.
En esta oportunidad la prédica fue compartida por nuestro Pastor Eduardo Tapia, y el mensaje central fue:
En el nuevo testamento, existen tres conceptos que son traducidos como amor: eros (el sentimiento que surge y une a una pareja, no aparece en el nuevo testamento), filos (afecto que une a familiares y amigos)

2 Pedro 1:5-7
vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

  Ágape; el amor en el contexto cristiano, es el concepto más extendido.


Juan 15:12-13

12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Cuando Pablo le habla a los gálatas sobre el fruto del Espíritu y expresa que “es amor” ¿a qué se refiere el apóstol? ¿Qué tipo de amor es? ¿Es lo que entendemos por amor o lo que entiende Dios?
El texto de gálatas habla de ágape, que quiere decir “una invencible benevolencia e irreductible buena voluntad”


Juan 3:16

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.

 Este amor busca el bien del otro, sin importar lo que éste haga y no busca el mal de su prójimo


 Romanos 15:2

Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.

Romanos 13:8-10

No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.

 El amor, a la manera de Dios, da libremente sin pedir nada a cambio y no repara en considerar el valor de su objeto o su excelencia porque no busca auto complacerse; se ofrece conscientemente porque se trata del libre ejercicio de la voluntad que proviene de la propia naturaleza de Dios


Romanos 5:8

 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.


1 Juan 4:7-10

Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

Es importante entender, además, que el amor sólo puede conocerse en base de las acciones que provoca, es decir, de sus manifestaciones o expresiones: Dios manifestó su amor en Su Hijo y el cristiano en su obediencia.

Por último, un texto clásico sobre el amor es:


1 Corintios 13:1-7

  Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

 Pablo señala que los dones son buenos y necesarios, sin embargo, hay un “camino más excelente”, que es la base del servicio y de los dones: el amor. Entre los versículos 1 al 3, se habla sobre los dones, el conocimiento, el poder, la fe y el sacrificio; el juicio de valor que se establece NO es al hecho (dar de comer a los pobres), sino a la motivación. Desde el verso 4, se indican diferentes manifestaciones del amor ágape:

         Es sufrido: es paciente con las imperfecciones propias y de los demás
         Es benigno: es activo en hacer el bien
         No tiene envidia: no es competitivo
         No es jactancioso: no hace ostentación
         No hace nada indebido: es cortés, no es arrogante
         No busca lo suyo: no busca sus derechos
         No se irrita: mantiene la compostura aún frente a la presión
         No guarda rencor: no tiene resentimientos, no guarda “cuentas”
         No se goza de la injusticia: no es parte de los rumores
         Se goza de la verdad: reconoce las cualidades de los demás
         Todo lo sufre: defiende a otros
         Todo lo cree: no es suspicaz
         Todo lo espera: no se desanima
         Todo lo soporta: es leal


¿He amado como Jesús? ¿Manifiesto el amor de Dios a los demás? ¿Cómo amaré desde hoy?

Cada celebración en CEIM-Quillota ha resultado en testimonios de gratitud, sanidad, restauración, de las cuales le invitamos para que sea partícipe de las bendiciones de Dios. Le invitamos a nombre cordialmente a acompañarnos en nuestra sede ubicada en Zorobabel Rodríguez N°1615, Población San Martín, Quillota. Le esperamos.

LO MÁS VISTO