Fe en acción.- Celebracion 18 de enero de 2015 , CEIM-Limache

Marcos 2 1-10
Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa.E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro.Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones:¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones?¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda?10 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico)


 El domingo 18  de enero  de 2015, en la sede de CEIM-Limache se vivió una celebración bendecida, con abundante gozo y fraternidad. Desde las alabanzas hasta la oración final, cada elemento fue una instancia de bendición de parte de Dios para su pueblo.
En esta oportunidad la prédica fue compartida por nuestro Pastor Oscar Valencia. Y el mensaje central fue:
Podemos ver cómo llega a capernaum, era la casa de pedro, que hermosos es cuando  se llega a un lugar que es como casas de uno, donde habita Jesús es algo distinto
La casa estaba tan llena que no cabía nadie más, porque donde llega Jesús el ambiente cambia, la tierra se reverdece, la atmosfera se llena de su gloria, se activa el corazón  del hombre, la gente venía y el entregaba el mensaje, su palabra con amor inagotable.
 Pero mientras el compartía,  afuera había un hombre paralitico cargado por cuatro hombres, este hombre no podía ir solo, pero estaban sus amigos llenos de amor y fe para trasladarlo  donde recibiría su sanidad. 
Si ya estamos aquí, no podemos retroceder, entonces los amigos quitaron el  techo y bajaron al  paralitico, era la uncía forma de llegar a Jesús, su  fe los impulso  a accionar su fe.
 Al ver Jesús que la fe de ellos  era sorprendente, Jesús  dijo al paralitico tus pecados son perdonados, la respuesta de Jesús para sanarlo  era perdonar sus pecados, Jesús tiene toda la autoridad para  perdonar y sanar nuestra vida, para que ocurra un milagro necesitamos  fe, pero debo accionar mi fe, solamente  debemos creer, debemos ir a Jesús, al todo poderoso, la libertador, capaz de lo imposible



Santiago  2:17
 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

La fe es acción, para que el milagro ocurra necesitamos actuar, no podemos dejar para mañana lo que podemos hacer hoy.


Cada celebración en CEIM-Limache ha resultado en testimonios de gratitud, sanidad, restauración, de las cuales le invitamos para que sea partícipe de las bendiciones de Dios. Le invitamos a nombre cordialmente a acompañarnos en nuestra sede ubicada en Avenida Urmeneta 403,  Le esperamos.

LO MÁS VISTO