Jesucristo Distorcionado. Celebracion Doming 22 de Febrero de 2015 CEIM-Quillota


Job 42. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco,
Y me arrepiento en polvo y ceniza.
 
El domingo  22 de febrero 2015, en la sede de CEIM-Quillota, se vivió una celebración bendecida, con abundante gozo y fraternidad. Desde las alabanzas hasta la oración final, cada elemento fue una instancia de bendición de parte de Dios para su pueblo.

En esta oportunidad la prédica fue compartida por nuestro Hno.  David Codocedo Ulloa,  y el mensaje central fue:

Todo lo que Job de Dios hasta ese entonces se debía a lo que había oído de él.
En ocasiones el ser humano sin darse cuenta vive una realidad distorsionada porque las cosas las hace porque ha visto o escuchado a otros como se realizan estas, pero no porque tenga el conocimiento de aquellas cosas.

Hechos 19 13 Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.14 Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto.15 Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?


Dentro de este relato se puede apreciar que ellos tenían una realidad distorsionada, ya que de oídas conocían a Jesús, lo conocían por lo que habían escuchado a través de Pablo.

Mateo 16: 13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.15 El les dij


o: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

 
Las personas tenían una realidad distorsionada de Jesús, no le conocían realmente, a diferencia de Pedro a quien le había sido revelado quien era Jesús.
El hombre distorsiona la realidad porque solo recibe información y no la revelación que viene de parte de Dios.


Cada celebración en CEIM-Quillota ha resultado en testimonios de gratitud, sanidad, restauración, de las cuales le invitamos para que sea partícipe de las bendiciones de Dios. Le invitamos a nombre cordialmente a acompañarnos en nuestra sede ubicada en Zorobabel Rodríguez N°1615, Población San Martín, Quillota. Le esperamos.

LO MÁS VISTO