Jesus Da de Comer A Una Gran Multitud . Dia 3 Fiesta De Amor. 01 de Marzo De 2015 CEIM-Quillota



Mateo 14:13-21
13 Oyéndolo Jesús, se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades.14 Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.15 Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer.16 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer.17 Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces.18 Él les dijo: Traédmelos acá.19 Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud.20 Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas.21 Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.

Con fecha  01  de  marzo  de  2015 se celebró  en la sede  CEIM-Quillota el tercer día de la primera FIESTA  DE AMOR del presente año, fue una celebración hermosa  de principio a fin, llena de alabanza y adoración de parte del pueblo hacia  Dios.
En esta  oportunidad la  palabra fue  entregada  por nuestro  obispo Justo  Codocedo Ávila, la cual fue:
¿Cuál es la necesidad más básica y fundamental para nuestra vida?
La prioridad básica para la vida del hombre es tener un encuentro personal con Dios.
El que ha oído la voz de Jesús tiene cambios.
Jesús es capaz de ver lo que todo el que está alrededor del hombre no puede ver, puesto que él no ve las apariencias, sino que ve el corazón.


El mundo se rige por reglas lógicas, por ende este milagro que acontece para ellos es imposible, pero para los hijos de Dios es posible porque se rigen por reglas teológicas.
No es que los discípulos no tuvieran comida, sino que no querían compartir lo que se les había dado.
Dios quiere que en este tiempo sus hijos alimenten la multitud.
El mundo esta consciente de Cristo, no existe alguien que no sepa quién es Cristo.
Es un deber del cristiano alimentar a la multitud.
El hombre no puede seguir durmiendo, es tiempo que despierte y alimente a la multitud que está a su alrededor

La fiesta de amor  en CEIM-Quillota se ha transformado en una celebración  llena de  bendición y amor de Dios  para su  pueblo,  le invitamos a compartir  esta y otras celebraciones  con nosotros en nuestra sede  ubicada  en Zorobabel RodríguezN°1615, Población San Martín, Quillota. Le esperamos.

LO MÁS VISTO