DOMINGO 18 DE SEPTIEMBRE DE 2016 - QUILLOTA



El Obispo Justo Codocedo compartió el mensaje de parte de Dios el pasado 18 de septiembre, fue un tiempo donde Dios nos insta a despertar. Para esto nos lleva al libro de Esdras.

 En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo:
Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá.
Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén.
Y a todo el que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres de su lugar con plata, oro, bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cual está en Jerusalén.

Ciro, rey de Persia era un sanguinario y estaba programado desde el vientre de su madre para ser un asesino, programado por Satanás príncipe de las tinieblas. El espíritu que gobernaba a Ciro era el mismo que obstruyó la oración de Daniel por 21 días.
Jeremías es reconocido como la parte más sensible del corazón de Dios, y como un profeta de Dios.
A pesar de quién era Ciro, hay alguien mucho mayor que quien gobierna una ciudad, y ese es Dios.
Los demonios nos han programado para pecar, pero el infierno se retuerce cuando Dios despierta nuestro espíritu.
Cuando hay un espíritu despierto se toman decisiones asombrosas, cuando una persona canta, danza, predica, enseña y ofrenda despierta, es otra la historia, si hemos caído en un estancamiento es porque estamos dormidos.
Cuando estamos dormidos le echamos la culpa a todos de lo que pasa, y nos convertimos en muertos vivientes y un muerto viviente transforma a su familia en muertos vivientes, y un despierto convierte a su familia en seres vivientes.
Dios despierta nuestro espíritu para que tomemos decisiones de fe, Dios despierta nuestro espíritu para que veamos y escuchemos lo que no podemos ver ni escuchar con los ojos y oídos del alma. Dios despierta nuestro espíritu para que pasemos de cobardes a valientes. Los cobardes huyen y los valientes arrebatan el reino.

Acontinuaciòn les mostramos algunas imàgenes de nuestro domingo, para ver mas fotos les invitamos a revisar nuestro facebook CEIM-CHILE.





LO MÁS VISTO