PREDICACION DOMINGO 16 DE OCTUBRE DE 2016- QUILLOTA

Este domingo 16 El obispo Justo Codocedo nos llevaba nuevamente a un tiempo de despertamiento espiritual, lo que nos motiva a examinar nuestra vida. 

El centro del mensaje era el siguiente:
“No se alabe el sabio en su sabiduría…sino en entenderme…” Jer. 9:23-24
Todo hombre nace en pecado, y David dice que en pecado lo concibió su madre. David cuidaba las ovejas de su padre, porque su padre le delegó, aun cuando un oso y un león quisieron atacar las ovejas, el las defendió y los mató. Y esta defensa no era con sus fuerzas, sino que con su responsabilidad, porque David era un hombre responsable, valiente, hombre de biblia, que amaba a Dios y la casa de Dios, y que tenía un corazón conforme al corazón de Dios pero a pesar de todo esto, el pecó, mintió, fornicó, etc. Porque el alma quiere gobernarlo todo, el alma convierte a un hombre en manipulador, el alma no deja cumplir los designios del Espíritu, es el alma que hace que te enojes cuando te disciplinan. Y para adorar en espíritu y en verdad el espíritu debe estar despierto porque para obedecer a Dios no necesitamos de mente ni de alma sino que de espíritu.

Cuando Dios despierta nuestro espíritu las prioridades cambian y todo de subyuga a la voluntad de Dios.
Un padre pervertido daña a sus hijos pero un padre recto les enseña justicia.
Un padre despierto tiene hijos despiertos.
¡¡¡Dios despierta mi espíritu!!!

A continuaciòn les mostramos algunas fotografias de este domingo, para ver mas les inivtamos a revisar nuestro facebook CEIM-CHILE

LO MÁS VISTO