CELEBRACION DOMINGO 19 DE MARZO DE 2017 CEIM-CHILE


Éste domingo una vez más Dios entregó un glorioso mensaje a través del Obispo Justo Codocedo y fue maravilloso entender cómo Satanás quiere manipular nuestra vida a través de las pruebas, pero Dios siempre nos saca en victoria!

El mensaje fue el siguiente:
¿Le ha pasado que suceden cosas que le hacen pensar que la vida es injusta?
Algunos piensan que la vida se forma y toma valor por lo que se tiene pero no hay nada que pueda pagar el precio de tu vivencia y te das cuenta que tu prójimo vale, vale mucho, vale la sangre de Cristo.

Mateo quería probar que Jesús es el Rey de reyes y el libro de mateo capítulo 8 del verso 23 al 27 nos muestra claramente como lo hace.

23 Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. 24 Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. 25 Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! 26 Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.
27 Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?”

Hay pensamientos que nos dicen cómo enfrentar una tormenta pero realmente las tormentas nos hacen perder el norte.
Los discípulos siguen a Jesús y Jesús tiene la particularidad de estar donde está la ramera, donde está el delincuente, donde están los enfermos, donde están los endemoniados, porque Dios no vino a los sanos sino a los necesitados.

Mateo nos dice que era una tormenta tan grande que nunca la habían vivido, tan grande que no sabían cómo enfrentarla y ya no era una gracia estar en la barca, ya no era una gracia ser cristiano, ya no era una gracia ser un hombre de fe, ya no era una gracia ser mamá o ser papá porque venían problemas, ya no era una gracia porque se estaba desmoronando todo lo que creían. 
 
La tormenta no tiene oído para hacerla callar, no tiene ojos para que nos vea y se detenga. Pero detrás de la tormenta hay alguien y frente a la tormenta también hay alguien. Quien está detrás de la tormenta te odia, tiene ojos y te ve, tiene oídos y te escucha, y te dice ¡se acabó!, te dice que nunca más podrás sonreír, te dice ¿Por qué no te vas?, ¿Por qué no te separas?, ¿Por qué no lo insultas? Ese que te odia te dirá ¡Mira! Ya no hay más oportunidad porque el que te ama duerme, ése que te cuida está dormido y tu intelecto se llena de agua, tus sueños se llenan de agua, tus planes se llenan de agua y  tu maestro duerme.

Pero hay alguien que está frente a la tormenta, alguien que te ama, que tiene ojos y te ve, que tiene oídos y te escucha. Él quiere que te levantes y le digas a la tormenta que ¡aquel que duerme dijo que jamás te dejaría!
La tormenta no puede matarte y el que está detrás de la tormenta quiere que te mates.

Los discípulos decían “sálvanos que perecemos”, y el que está detrás de la tormenta quiere verte así, quiere verte angustiado, enfermo y triste.

Pero Jesús te pregunta:
¿Por qué teméis?
Él se levanta para reprender la tormenta y para reprender lo que ataca tu vida.
Y todos se maravillaban y se maravillarán de lo que puedes hacer con Jesús de tu lado.


Le  invitamos a  visitar nuestra pagina  en facebook: CEIM-CHILE
Tambien le  invitamos  a  nuestras celebraciones  los dias  domingos  desde las 10:30  am en nuestra  iglesia ubicada en  Zorobabel Rodriguez #1615, Poblacion San Martin, Quillota

LO MÁS VISTO