CELEBRACION DOMINGO 30 DE ABRIL - CEIM-Quillota




Éste domingo nuestro Obispo Justo Codocedo nos bendijo nuevamente siguiendo con la serie de predicaciones llamada “los crucificados”, en medio  de  una celebración bendecida, y llena de alabanzas a nuestro  Dios, guiados por el  ministerio  de alabanza. 
El mensaje fue el siguiente: 
Hoy vamos a compartir de la cruz que nos enseña a personar, que nos enseña a amar, esa cruz que no importa que te hagan daño porque nos enseña a perdonar, que es capaz de transformar la maldición en bendición y la tristeza en gozo. 

Es distinto mirar la cruz que mirar desde la cruz, porque desde la cruz se pueden ver cosas que nunca pudimos ver en nuestra vida, porque podemos ver que muchos no saben lo que hacen. 

Jesús le dice a Judas: lo que haz de hacer, hazlo rápido. Porque Jesús ansiaba ir a la cruz, porque deseaba que el tiempo se acortara, porque sabía que Él era el regalo del Padre para la salvación de la humanidad y él quería salvarnos lo antes posible, quería lo antes posible arrancar de nuestro corazón el odio y poner su amor.  

Jesús es enterrado y resucitado y le hago una pregunta: ¿Jesús tenía necesidad de volver a la tierra? Después de haber pasado 3 años de un ministerio tremendamente extraño. De ver cómo los mismos que él había salvado y sanado fueron los que le querían crucificarle. 

¿Usted volvería a una casa donde no le recibieron, donde le maltrataron y golpearon? La respuesta lógica es no, pero Jesús volvió. 
Jesús tres veces se aparece a sus discípulos y los discípulos no lo reconocieron (juan 20-21). ¿Así dan ganas de volver? Pero Jesús vuelve y Tomás dice que no creerá hasta tocarlo. ¿Querrá volver Jesús? Pero volvió a venir y vuelve a venir cada vez hasta el día de hoy.  Y ¿usted Sabe por qué? Si a lo suyo vino y los suyos no le recibieron. ¿Por qué viene una vez y otra vez? Porque Él resuci no para estar en el cielo, sino ¡para estar CONTIGO! 

Le hablamos a Jesús pero no le dejamos hablar, y le quiero contar cual es la razón por la que Jesús quiere hablar y la respuesta está en Juan 21:25 y 17 donde Él se encuentra con sus discípulos y después de comer Jesús le pregunta a Pedro ¿me amas? Jesús una y otra vez viene a nuestra vida, golpea nuestro corazón y nos pregunta ¿me amas? Esa es la razón por la cual Jesús quiere hablarnos, él quiere saber. 
Dios va a buscar la forma de poder aparecer y preguntar ¿me amas? ¿Estás dispuesto a dejar todo por mí? Pero tenemos la opción de decir que no, porque Dios no nos obliga. Él te pregunta ¿quieres? Pero el problema es cuando le decimos, Si quiero, pero no tomamos nuestra cruz, y no le seguimos. 

Juan 12:42 y 43 
Muchos le creyeron, pero a causa de los fariseos no le confesaban para no ser expulsados. Pero de qué sirve creer y no confesarle, si con el corazón se cree para justicia pero con LA BOCA se confiesa para SALVACIÓN.  

Mirar las cosas DESDE la cruz cambia nuestra historia 




Es hora de establecer una conversación seria con Dios, y es posible que no tome la decisión por dudas, pero podrás cerrarle la puerta en la cara a Dios.  
Usted puede decidir que su sí, sea sí y que su no, sea no. 

Le invitamos a visitarnos y compartir  con nosotros cada domingo  y  viernes en nuestra iglesia  CEIM-Chile, ubicada en  Zorobabel Rodríguez #1615, además  le invitamos  a  revisar mas fotos  de esta celebración y otras  en nuestro  Facebook  oficial CEIM-Chile y también estar  mirando las transmisiones en vivo  de nuestro de esta predicación en el Facebook de nuestro Pastor Israel Codocedo. 

Bendiciones
Publicar un comentario

LO MÁS VISTO